[Ciudadano Cultural] ¿Vale la pena pertenecer a Coquimbo? Síntesis histórica de una secesión en desarrollo

¿Vale la pena pertenecer a Coquimbo? Síntesis histórica de una secesión en desarrollo.

Por: Joel Avilez Leiva.

Carta extraída de la publicación de HUNTER D 1866 A sketch of Chili Impr Hellet New York Colección W Griem - [Ciudadano Cultural] ¿Vale la pena pertenecer a Coquimbo? Síntesis histórica de una secesión en desarrollo

El malestar es creciente. Palpable a lo largo de toda mi vida (35), la sensación de abandono por parte del centralismo coquimbano ha sido tema de discusión recurrente dentro de las familias y la intelectualidad local, sobretodo del territorio colindante con el Océano Pacífico. Veamos si estoy tan equivocado.

La costa del Choapa históricamente siempre estuvo conectada con la zona de Aconcagua. De hecho, al momento de la llegada de los españoles en el siglo XVI los nativos locales obedecían a Michimalonko que disputaba el poder con Tanjalonko (los Incas dividían la administración territorial de los valles de forma dual, como punto de equilibrio y de neutralización de potenciales liderazgos reconvertidos en férreos oponentes). El caso es que el destructor de Santiago se refugió en estas tierras cuando sintió sobre su sien la espada y el corcel de Valdivia y cía.

Durante la época colonial la zona perteneció a los terratenientes de Quillota. De allí la leyenda de la Quebrada del Negro, en realidad un lavadero de oro al cual se evadió un esclavo africano desde La Ligua, Tierra de doña Catalina de Los Ríos y Lisperguer, la famosa Quintrala demonizada en la literatura por Benjamín Vicuña Mackenna.

El oro sacado de las entrañas de Espíritu Santo, Casuto, Las Vacas, El Negro y otros asientos cercanos era despachado a Valparaíso y figuraba en las estadísticas como explotaciones aconcagüinas. Es por ello que, con los vientos de cambio de la revolución independentista Los Vilos, Pichidangui, Huentelauquén y Puerto Oscuro, entre otras caletas, permanecieron en el territorio de la recientemente creada Provincia de Aconcagua (Departamento de Petorca) a partir de 1826.

En un período de 90 años el litoral del Choapa vivió un importante auge comercial y económico dado las bondades de sus playas y la necesidad de exportar los productos agrícolas y mineros. Fue así que el gobierno decretó la creación de Puertos Menores como Pichidangui (1830), Puerto Manso (1851), Los Vilos (1855) y Puerto Oscuro (1876). Con capitales privados y luego del Estado se construyeron muelles (1867), líneas férreas (1890 – 1931), se realizaron obras de construcción de calles, servicios básicos, carreteras, se comenzó una incipiente red de salud y se conectó al resto del país gracias al telégrafo que llegó en 1875 y al correo, existiendo también el transporte en servicios de diligencia, barcos a vapor y el tren, mientras que día a día se luchaba por la conquista del agua dulce, cuyos trabajos para surtir de la misma a Los Vilos comenzaron en 1915.

El presupuesto para todos estos gastos salía del Ministerio de Hacienda, pasaba por la Intendencia de Aconcagua y era distribuido a través de la Tesorería de cada Gobernación, en este caso de Petorca, mientras que los ingresos de la Aduana dependían de Valparaíso. A su vez, el contacto con los representantes al Congreso e incluso con el mismo Presidente de la República era más expedito por el simple hecho de la cercanía con la capital.

Fue en 1917 que, gracias a la presión del gremio de grandes mineros de Illapel que el Estado decidió separar a la costa del Choapa de la Provincia de Aconcagua, sin preguntarle a sus habitantes de la decisión a tomar.

Desde entonces, todo se ha burocratizado más: los trámites de orden ministerial pasan por diferentes oficinas regionales para luego ser despachados a Santiago y de allí de regreso a La Serena.

La salud está supeditada a la cantidad de camas y disponibilidad de horas de los hospitales de Coquimbo, La Serena, Ovalle y La Ligua. Son varias horas de viaje, que cuando uno está indispuesto, pesan. No importa tener un gigantesco hospital en Los Vilos, sin médicos especialistas y con prestación de servicios primarios.

Si la costa del Choapa volviese a lo que hoy es la Región de Valparaíso, contaría con el segundo o tercer presupuesto nacional, con convenios con grandes universidades, recursos en turismo, proyectos de desarrollo y por supuesto, un contacto más directo con el Congreso, que es donde se toman las decisiones, y de allí a La Moneda. No necesitaría andar mendigando por fondos y tendríamos un representante de la cultura provincial. Tendríamos acceso a los centros de salud de primer nivel del país y la oportunidad de ser parte de un vasto programa de ordenamiento territorial costero. Se podría captar a los visitantes chilenos y extranjeros de la temporada estival.

Porque ahora, que cambiará la administración político-administrativa del país estaremos más desvinculados del nuevo Gobernador Regional, que será elegido por votación universal. Comprenderán ustedes que nuestra población es la menor de las tres provincias que integran la región de Coquimbo ¿Se elegirá un candidato del Choapa para gobernar la región? Claramente estamos en desventaja.

La unión con Petorca, ya sea en una nueva Región o sencillamente unirse a Valparaíso, sería entonces retomar el camino histórico trazado desde el pasado remoto e interrumpido en 1917.

Tal vez sea la hora de la secesión, de golpear la mesa y presionar. Recordemos que el 67% del PIB regional es producto de la gran minería que se entiende por Pelambres, en nuestra provincia.

Porque Coquimbo no nos ofrece demasiado, deberíamos, al menos, darnos el tiempo de meditarlo.

La voz de la soberanía cultural.

Ciudadano Cultural es un espacio para fomentar artículos, reflexiones y toda clase de información que promueva el desarrollo cultural de los territorios. Este espacio pretende convertirse en una herramienta ciudadana que promueva la cultura comunitaria, la historia, el patrimonio y la soberanía cultural desde las bases comunitarias.

Si quieres ser parte de Ciudadano Cultural y aportar con artículos, contáctanos a:

 contacto@fundaciongesart.cl

Mas info en:

 

Revisa nuestro evento destacado de Fundación Gesart:

Nuestra Forma de Cambiar el Mundo

1 comentario

  1. Paulina Pía

    Felicitaciones por la plataforma que permite leer, conocer y analizar o tratar temas locales, que al menos a mi me apasionan, más en Los Vilos, comuna que a mis ojos adolece de ese análisis. Quizás no me quedó tan claro cuales son los caminos administrativos que nos serían más beneficiosos al ser de la provincia de Petorca. He trabajado en el estado y para el estado, entonces me perdí un poco. Pero sin duda, es un temazo, Los Vilos debe mejorar su poder de negociación frente a las autoridades al menos regionales, considerando lo que tu planteas del PIB. Sólo felicitaciones!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *